29 de diciembre de 2017

Lo mejor de 2017 (I/II)


En estas dos entradas voy a resumir gran parte de la oferta cultural de mi año 2017, aunque algunas de las obras que trate puedan pertenecer a años anteriores, así como películas aún sin estrenar en salas comerciales que pude ver en el Festival de Cine de San Sebastián. El orden será aleatorio, y sin más introducción, comencemos:


Series de Televisión:


Este año ha sido uno de los más destacados en cuanto a producción televisiva, con el definitivo asentamiento de las cadenas de televisión vía streaming. Por un módico precio he podido disfrutar de HBO y Netflix, pudiendo comprobar que la segunda tiene mayor variedad y cantidad de catálogo, mientras la primera aún atesora las producciones de mayor calidad. Destacar que he terminado The Knick, desde ya una de las mejores recreacciones históricas y sociales sobre inicios del siglo XX, así como he empezado The Wire (puta obra maestra) y Deadwood. Por otra parte animes como Cowboy Bebop, Madoka Magica y The Tatami Galaxy me han volado la cabeza, como no podía ser de otro modo.


1. Twin Peaks



En un año de nostalgia ochentera sobreexplotada por fines comerciales, con gratuitas referencias e idealizadas estampas enmarcadas en algodón de azucar tan mediocres como Stranger Things 2, la antítesis de todo este conformismo se ejemplifica en la última creación de David Lynch.

Una secuela tan irreverente, libre, profunda, imaginativa, alusiva, experimental, incómoda y sutil, que nos ha mostrado cómo tiene que llegar un octogenario a un mercado tan saturado y estandarizado como la parrilla televisiva actual para darnos una hostia virtual, frustrando las expectaciones de su público ofreciendo un giro de tuerca y una expansión de las obsesiones temáticas que atañen a toda su obra, recogidas en este cajón de sastre donde reconduce todas sus influencias artísticas para crear algo genuino e inimitable. Pocas obras vais a poder disfrutar y sufrir más que esta, por no decir ninguna. Ojalá abra un nuevo camino en cuanto a la libertad creativa, de momento su influencia y golpe en la mesa han sido tan importantes como lo fue en los 90 la serie original, actuando de instrumento para dignificar este formato.


2. The Deuce



Otra serie ochentera bien entendida donde nos narran los inicios de la industria pornográfica en Nueva York. Se muestra la podredumbre de una sociedad corrupta, con una ambigüedad moral que no se lo da todo mascado al espectador ni le trata por estúpido (sí, te miro a ti, penosa séptima temporada de Juego de Tronos) y por tanto acaba sintiéndose muy real, al tiempo que respira respeto por todos y cada uno de sus personajes, acompañados de una factura técnica irreprochable. 

Estamos hablando de una serie de David Simon, lo cual son palabras mayores, viniendo del mejor y más importante showrunner de la historia (junto a David Chase). Veremos cómo evolucionan las piezas de este puzzle en años venideros, dificilmente podría pintar mejor.


3. Minhunter



La nueva maravilla de David Fincher, uno de los mejores directores estadounidenses de los últimos 20 años. Una serie sobre los orígenes de la investigación criminal, enfocada a entender la psicología interna de los asesinos en serie más peligrosos del mundo, logrando así poder actuar antes de que cometan más crímenes. Mediante una narración pausada y enfocada a dotar de tridimensionalidad a sus protagonistas a través de constantes diálogos, su cuya mayor similitud estilística se puede asociar a trabajos previos como Zodiac o Perdida.
También es una serie que se cuece a fuego lento, donde vemos las repercusiones negativas que tiene la investigación en las relaciones interpersonales de los policías al cargo, todo ello como consecuencia de profundizar demasiado en el estudio de los aspectos más turbios de unas mentes enfermas en las cuales tienen que meterse para prever su conductas.


4. Fargo



Esta tercera temporada autoconclusiva de Fargo ha sido menos laureada que las anteriores, en mi opinión injustamente, debido a no emplear una violencia tan explícita como la segunda entrega o ese sentido del humor tan cafre de la primera. En cambio tenemos una serie que trata el absurdo cotidiano, la falta de sentido vital y la frustración de un sistema totalizador que enmascara el mal en formas que no podemos combatir, con el agente del caos más aterrador y real de cuantos han pasado por esta estupenda saga, alzándose Noah Hawley como la mayor y mejor promesa de la televisión futura. Además en esta ocasión presenciamos guiños tanto a El gran Lebowski como a Barton Fink, ampliando los rasgos del universo de los hermanos Coen (a los cuales actualmente ya les gustaría mantenerse en estos niveles de calidad).


5. Feud: Bette and Joan



Ryan Murphy, creador de American Crime Story y American Horror Story, nos entrega aquí un duelo interpretativo (de egos y fantasmas del pasado) entre dos míticas actrices del Hollywood más despiadado de los años 60-70, cuando no perdonaba a sus estrellas el terrible delito de envejecer. Muy divertida y amena a la par que entrañable, una grata defensa de la mujer empoderada sin caer en las típicas reivindicaciones políticamente correctas, sonrojantes de tan ingenuas. También autoconclusiva, puede ser el nacimiento de otra gran saga temática.


Menciones destacadas: The Youn Pope, Girls, Snowfall, Ana, Master of None, Una serie de catastróficas desdichas, Silicon Valley, Better Call Saul, Godless, Transparent, American Gods, Love, Better Things, Black Mirror, The Punisher, GLOW, The Girlfriend Experience, The Night Of, Fleabag, Guerra y Paz, American Crime Story: The People v. O.J. Simpson, Westworld, Lovesick.



Películas:


Aquí tengo ausencias notables por falta de tiempo junto a incorporaciones destacadas aún no disponibles en cartelera para el público. Entre las obras clásicas que por fin he visto mencionaría Érase una vez en América, L.A Confidential, Fantástico Sr. Fox, Rocco y sus hermanos, RififiHeatLa delgada linea roja, Laura, Breve encuentro, El maquinista de La General Yi Yi,


1.  The Florida Project



Aún no me he atrevido a hablar de esta película de Sean Baker, no me veo capaz de hacerle justicia. Solo voy a decir que es un canto a la vida y a la inocencia (pero la auténtica, no la edulcorada por Disney), un cuento cotidiano mágico, lleno de horror, maravillas y risas desde el punto de vista de la mejor niña que jamás he visto en pantalla, con una crítica social bestial, una ternura y una belleza inconmensurables. Una de las películas más importantes de mi vida, y que tengo presente a menudo.


2. Tres anuncios en las afueras



El socarrón estilo de Martin McDonagh refinado al máximo, conjuga con gran acierto una trama trágica (intermpretada con maestría por Frances McDormand) y una rocambolesca comedia negrísima con un humor zafio repleto de golpes de efecto constantes que sirven como motor motivacional a sus protagonistas, que junto a discursos molones y gags visuales, se refuerzan entre sí manteniendo siempre el tono adecuado a cada situación, alcanzando así el autor una madurez artística con una narrativa mucho más fluida y natural, que no pierde fuerza por acumulación ni se nota impostada. Destacar también a Sam Rockwell, haciendo el papel de su vida, tan odioso, tierno y adorable como antihéroe estúpido en su papel como policía enmadrado, racista y homófobo, pero en el fondo de buen corazón, que es imposible no acabar amándole.


3. Call Me by Your Name



Dirigida por Luca Guadagnino y protagonizada excepcionalmente por Timothée Chalamet y Armie Hammer, esta es una hermosa historia de descubrimiento y exploración tanto emocional como sexual, delicada, sutil y reconfortante a unos niveles como hacía mucho tiempo que el aquí firmante no experimentaba, quizá desde Carol, dejando a un lado debates tan estériles y superficies a la hora de conectar profundamente con otro ser humano como son la hetero o la homosexualidad. Mostrando el verdadero amor y respeto como catalizador de la construcción ética que dota de significado a nuestras vidas. No puedo terminar sin hacer una mención a la espectacular banda sonora, acompañada por temas inéditos del maravilloso Sufjan Stevens, inmerso en un periodo de gracia que no atisba límites artísticos.


4. Custodia Compartida



La violencia de género es un tema muy socorrido en la ficción cinematográfica pero pocas veces se ha tratado con la rigurosidad, respeto y conocimiento vistos en Custodia compartida, desde ya una película didáctica de obligado visionado en escuelas y facultades, capaz de emocionar con unos trazos muy sencillos y una violencia soterrada que entra en erupción durante explosiones acompasadas con momentos previos de celos, desconfianzas y posesividad propias de una mente enferma y colérica que cae en el chantaje emocional para perpetuar a toda costa el control sobre sus víctimas, y mostrándo como esto puede afectar de forma irreversible a la conducta de sus hijos.


5. En cuerpo y alma



Todo mi entorno hablaba pestes de En cuerpo y alma, hasta el punto de que me planteé obviar a la fragante ganadora del Oso del Festival de Berlín. Menos mal que no lo hice, pues es desde ya para mí una de las mejores películas del año, una hermosa comedia romántica escondida en un envoltorio de drama alienador; retorcida y tremendamente arisca en su forma externa, tierna y vulnerable en su interior, en aquello que se materializa en esos sueños compartidos por el dúo protagonista, en el único componente fantástico que a su vez da título a la obra de Ildikó Enyedi. Una inconmensurable Alexandra Borbély da vida a una a un personaje escondido bajo capas y más capas de auto protección en un mundo que premia y fomenta el individualismo extremo y el éxito laboral como sinónimos de fortaleza psicológica que conducen a la felicidad, olvidándose de algo tan mundano como el necesario apoyo externo y la compasión al prójimo. Ojalá le arrebate el Oscar a esa basura infecta de The Square.


6. Una mujer fantástica



Otro gran exponente de la lucha encarnizada por el derecho a la libertad identitaria, pues para una mujer transexual como Daniela Vega el conflicto ya no nace de dentro sino de una sociedad, en este caso la chilena, que aún estigmatiza a este colectivo como si de criminales viciosos se tratase, indignos de confianza a nivel hospitalario, judicial o ante las fuerzas del orden. A ella no le basta con ser mujer para sobrevivir, tiene que ser tan fantástica como compasiva y combativa ante la ignorancia, dígase casi una superheroína de a pie, para sobrellevar con buen talante todas brutalidades a las que se ve sometida. Habrá quien tache de maniquea a la película de Sebastián Lelio, yo no me atrevo a tanto, la realidad que muestra es demasiado vigente y necesita ser denunciada con contundencia, y si por el camino nos enternecemos y divertimos, poco más podemos pedir.


7. The Day After



Tenía miedo de que esta vez me decepcionase Hong Sang-soo. Nunca había sucedido, pero las críticas mixtas y la hora tardía invitaban a cierta cautela. Por fortuna la calidad de su cine sigue intacta, aunque en esta ocasión haya improvisado menos en el set de rodaje y los diálogos con los actores, o supongamos estar ante una presunta secuela de otra cinta suya aún no estrenada en España. Nada de eso importa cuando la sobria dirección, la economía de recursos y el sentido del humor soterrado que hacen acto de presencia en un precioso blanco y negro que viste esta historia de enredos amorosos y búsqueda de la aceptación del otro se instauran en nuestro subconsciente con una sutil ironía que esconde una tremenda empatía hacia unos personajes a los que cuida y quiere a cada plano. A destacar el plano del taxi, que posiblemente sea el más bello que haya visto este año.


8. En realidad nunca estuviste aquí



La diferencia entre quien la alaba y quien la repudia radica en que haya entrado o no en su juego de desconcierto, pues juega al despiste constantemente, boicoteando cualquier momento de impacto emocional con un montaje errático que llega al extremo de dificultar no ya la compresión, sino la mera especulación sobre lo que estamos viendo, sugiriendo en lugar de mostrando de forma explícita muchos puntos clave, al tiempo que se recrea en texturas y planos detalle de gran belleza estética pero cuestionable interés dramático. Con un final que da un nuevo sentido al título, creo obligatorio su revisionado para poder sacarle todo el jugo que contiene a esta historia de justiciero salvador de niñas que sufren de abusos sexuales por parte de altos cargos, interpretado por un inconmensurable (como siempre) Joaquín Phoenix, achacado por remordimientos que arrastra desde una infancia marcada por el maltrato y traumas de una vida adulta marcada por la guerra, que le ayudan a identificarse con estas muchachas, al tiempo que conocemos más de él a medida que van avanzando los paralelismos de ambas líneas temporales. Con una nueva transformación física de por medio, llena la pantalla con su presencia, a su vez acompañado por una optimista banda sonora marca del estilo de Lynne Ramsay, una de las directoras británicas con mayor y más brillante proyección de futuro.


Menciones destacadas: Blade Runner 2049, En este rincón del mundo, The Disaster Artist,  La tortuga roja, El otro lado de la esperanza, Guardianes de la Galaxia Vol. 2, Okja, Z. La ciudad perdida, El viajante, Crudo, Valerian y la ciudad de los mil planetas, Detroit, La guerra del planeta de los simios, La librería, La suerte de los Logan, La mujer que sabía leer, Amante por un día, Comanchería, Baby Driver, El león ha muerto esta noche, Frantz, Lo tuyo y tú.



Música:


Este es el año que menos música he escuchado desde hace muchísimos años y apenas he descubierto grupos nuevos, lo cual para mí es un dramita importante. Se debe en parte a mi incapacidad de descargar nuevos álbumes así como por el robo de mi reproductor mp3 de 160 GB que sufrí en Septiembre. 
No obstante aquí va una lista de mis artistas más destacados:

También es el año en que murieron todos los componentes de Arcade Fire y unos extraterrestres amorfos sustituyeron sus cuerpos, para provocar espasmos de indescriptible dolor a cualquier ingenuo que oyese alguno de sus horripilantes nuevos temas. 


The National




The XX




St. Vincent




Richard Dawson




Destroyer




Foxygen




Bigh Thief




Kevin Morby




LCD Soundsystem




Perfume Genius




Angel Olsen




Cloud Nothings




Wolf Alice




The Big Moon




The War on Drugs




Los Punsetes




Slowdive




Radiohead




Conor Oberst




Courtney Barnett & Kurt Vile




Magnetic Fields




Mount Eerie




Ariel Pink




Queens of The Stone Age





Algiers




Menciones destacadas: Pablo Und Destruktion, Rancid, Temples, Future Islands, Alvvays, Spoon, Ty Segall, King Gizzard, Bjork, The Horrors, Laura Marlin, Beck, Lana del Rey, Benjamin Booker, Ryan Adams, King Krule, Laurel Halo, Kelly Lee Owens, Vagabon, Priests, Alt-J, Fleet Foxes.



En la siguiente entrada profundizaré con detalle en los videojuegos, así como en unos cuantos cómics y libros, gracias por leer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario